Enfocando el futuro del coworking

futuro coworking barcelona
futuro coworking barcelona

Una vez pasemos esta pandemia sanitaria que nos ha comportado estar recluidos en nuestras casas realizando una especie de cocooning, y en la que algunos de nosotros hemos podido seguir realizando nuestro trabajo, aunque en el lugar no más adecuado para ello, tendremos que volver a nuestra vida normal, familiar, social y profesional muy pronto.

espacio de trabajo

Posiblemente nuestra demanda profesional en cuanto al espacio de trabajo, se va a ver modificada como consecuencia de la prudencia que de forma sanitaria tendremos que adoptar. Esto como es lógico se va a traducir en los espacios de trabajo compartidos o coworkings. En este aspecto, ¿vamos a tener que marcar ciertas pautas que determinen una forma de trabajar en estos espacios compartidos?

Grandes compañías se han visto obligadas a cerrar sus grandes espacios corporativos y han aprovechado para dividir sus centros en varios espacios para de esta forma evitar los posibles contagios. Seguramente aquellos coworkings que basaban su estrategia de captar clientes en base a la implantación de eventos para sus asociados, tendrán que redefinirla, dado que los eventos y las reuniones multitudinarias han dejado de ser presenciales para convertirse en interacciones online. La masa crítica tan deseada de estos espacios ha sucumbido a la realidad. Las medidas en cuanto a seguridad e higiene serán obligatoriamente necesarias, y en este aspecto los espacios tumultuarios podrán tener una mayor dificultad en conseguirlo.

¿Vamos a tener que marcar ciertas pautas que determinen una forma de trabajar en los espacios compartidos de forma más segura y sin espacios masificados de usuarios?

espacios compartidos

Se va a hacer necesario, redoblar y aumentar los esfuerzos en limpieza, para ello será fundamental conseguir un espacio que no presente la menor duda en cuanto a su eficiencia sanitaria. Un objetivo a conseguir más fácilmente, en aquellos lugares en los que prime la domesticidad de los mismos. Implementando los espacios propiamente privativos de cada usuario, delimitados por elementos de mobiliario que permitan precisamente esa privacidad.

Las mesas compartidas como si de una biblioteca se tratara, tendrán que reacondicionarse. Del mismo modo habrá que tener muy presente, si el espacio de trabajo compartido lo permite, la aceptación de usuarios ocasionales. ¿Podemos permitirnos el lujo, sanitariamente hablando, de no saber la persona que se va a sentar a nuestro lado a menos de 50 cm. cada día? Porque la rotación de usuarios se puede convertir en una preocupación para nosotros. Las masificaciones de coworkers pondrán también freno a muchos de nosotros que lo único que pretendemos es sencilla y llanamente tener un lugar de trabajo privativo y seguro, en el que sepamos de forma fehaciente quien está en el despacho y sobretodo quien está a nuestro lado de una forma fija.

¿La rotación de usuarios se puede convertir en una preocupación? Las masificaciones pondrán freno a muchos usuarios que lo único que pretenden es sencilla y llanamente desarrollar su trabajo de forma privativa y segura?

Cuando hablaba de la domesticidad, me refería a esto precisamente, a entender los coworkings o espacios compartidos como lugares de trabajo en los que nos podamos conocer todos y en los que no se permitan las multitudes. No puede ser que cada día encontremos caras nuevas que sin duda puede ser muy simpático, pero poco eficiente ni prudente para nuestra salud y ni para el trabajo.

espacio de trabajo propio

Ejemplo de espacio de trabajo privado y personal

Indiscutiblemente que todo esto va a contribuir en cambios que afectarán al diseño y al mobiliario de los espacios, primando el espacio privativo personal por encima del colectivo. Un lugar separado y bien definido que pueda garantizar las distancias mínimas de seguridad entre los trabajadores. Una distancia que aunque se supere la circunstancia actual de la pandemia, tendrá que aplicarse después para hacer de nuestro espacio un lugar más cómodo y eficiente donde trabajar. El espacio de trabajo en definitiva, tendrá que estar pensado para garantizar el bienestar de las personas.

Primar el espacio privativo personal por encima del colectivo compartido para garantizar la comodidad de las personas

Unas consideraciones todas ellas que van a comportar un antes y un después de esta crisis sanitaria que estamos viviendo. Los grandes espacios abiertos de oficinas compartidas masificados por una gran cantidad de usuarios, y en los que nuestra mesa de trabajo no es fija y que no nos permite cierto espacio de privacidad, tendrán que adaptarse a esta nueva situación. El valor añadido que aseguraban en base a la celebración de eventos, cursos y reuniones podrá convertirse en un riesgo potencial que posiblemente no queramos asumir en el uso de nuestro puesto de trabajo.

espacio compartido

Ejemplo de espacio compartido asegurando la privacidad y separación entre usuarios

¿La Celebración de eventos, cursos y reuniones podrá convertirse en un riesgo potencial que posiblemente no queramos asumir de forma diaria?

Bajo esta consideración el futuro del coworking pasará por ser una extremidad de lo que en esta situación de confinamiento, ha sido nuestra casa. Un lugar privativo y acogedor en el que lo más importante sea disponer de un espacio de trabajo fijo acorde a nuestras necesidades, y que nuestra única preocupación sea poder trabajar eficientemente. Ni más ni menos que esto.

En cwork estamos preparados para ello, unas oficinas de diseño, donde prima el espacio privativo, en los que no se permite la rotación de usuarios, ni la utilización de las salas de reuniones ni los espacios de usos públicos para aquellos que no son los propios usuarios del centro. Y lo que es más importante, todo ello bajo la perspectiva de una ambiente familiar sin aglomeraciones ni eventos externos que puedan hacer tambalear los criterios de privacidad y seguridad de todos los usuarios. En resumen, cwork afronta el futuro con la garantía de ser líder en el mercado de las oficinas compartidas.

Jaime de Oleza
Arquitecto
07.04.2020